El Proyecto Pulsera trabaja con más de 200 artistas en Nicaragua y Guatemala. Los artistas ganan salarios altos basados en comercio justo para sus obras de arte, y el  ingreso de la venta de Pulsera luego regresan al país para apoyar a los artistas y las comunidades de América Central a través de becas, programas de vivienda, salud y otras iniciativas de empoderamiento.     

Trabajamos con docenas de artistas independientes en muchas regiones a lo largo de Nicaragua, que en conjunto conforman una enorme variedad de estilos Pulsera.

 

Los artesanos independientes con los que trabajamos son artesanos altamente calificados cuyo único obstáculo para el éxito es la falta de un mercado importante para sus productos en Nicaragua. Muchos de estos artistas independientes han sido nuestros amigos cercanos desde los primeros días del proyecto Pulsera y estamos inmensamente agradecidos por su espíritu, naturaleza amable, y por el increíble talento que comparten con nosotros.

"MayaMam Tejedoras" es una cooperativa de mujeres ubicada en Cajolá Guatemala. Ellas hacen pulseras impresionantes, bandas para la cabeza y bolsas, utilizando un proceso antiguo que fue transmitido a ellas de pasadas generaciones.

 

El pueblo maya durante años ha logrado expresar su identidad y amor a la belleza a través del tejido. Ha sido una manera de transmitir su visión del universo, la tierra y la humanidad, que todo está interconectado, cómo lo están los diferentes hilos de la tela.

El Proyecto Pulsera también trabaja con "El Chile" una cooperativa de telares, que se encuentra en las montañas de la región de Matagalpa, Nicaragua. Utilizan un proceso tradicional muy complejo.

 

Los hombres y las mujeres de El Chile hacen increíbles modelos en tela que luego  usan para coser bolsos, mochilas, fundas y otros diseños espectaculares. 

La cooperativa "Sanik" en Sololá se encuentra una zona preciosa en las tierras altas de Guatemala, cerca del Lago de Atitlán. Las mujeraes Sanik utilizan el arte tradicional del telar de cintura, que se ha transmitido de generación en generación. 

 

El nombre Sanik proviene de la palabra maya kaqchike, palabra para hormigas obreras. Los artesanos eligieron la palabra Sanik porque "por ellas mismas, las hormigas no pueden lograr mucho pero, como grupo pueden lograr grandes cosas.”

 

 

Estas once mujeres de la comunidad de Peñas Blancas hacen sus pulseras de revistas recicladas y semillas de origen local. Ellas viven en una comunidad agrícola rural en la base de la Reserva Bosawas, dónde hay pocas oportunidades de empleo para las mujeres. A través de talleres recientes y la capacitación con la Fundación ArteSana, han aprendido a hacer helados, productos de cuidado de la piel, joyería, y terapia práctica del masaje. Su objetivo es, con sus productos generar lo suficiente para mantener a sus familias.

El Proyecto Pulsera trabaja con el refugio para jóvenes "Sí a la Vida" en Nicaragua. Varios de los adolescentes mayores en estos refugios hacen pulseras como parte de su programa de artes y artesanías. Además del dinero que ganan de cada pulsera, el Proyecto Pulsera también dona fondos de cada pulsera SALV para ayudar al refugio en muchos de los gastos de operación.

Las mujeres artesanas de “El Plomo” son un grupo de cuatro mujeres de San Ramón, Matagalpa. Ellas hacen pulseras, collares y aretes de semillas naturales recogidas de los árboles en su comunidad. Matagalpa es una región cafetalera y durante la temporada de cosecha muchas mujeres salen en los campos de café a realizar un trabajo realmente agotador. La colaboración con el Proyecto Pulsera las mantiene en la comunidad con sus hijos, y proporciona una mejor condición de vida donde pueden alimentar su pasión por las manualidades.

El Colectivo Chichigalpa está compuesto por 30 artesanos en la calurosa Chinandega, un área conocida por la producción de caña de azúcar y una reciente epidemia atípica de enfermedad renal crónica. El grupo se unió para aprender a tejer pulseras como un ingreso alternativo a las condiciones poco fiables y duras de trabajo en los campos de caña de azúcar. Para algunos artesanos, que ya han sido diagnosticados con ERC, es el único trabajo que su salud les permite ejercer y darles la dignidad de proveer para su familia.

Artelares Zapatera es una cooperativa de mujeres en la remota isla de Zapatera en el Lago Cocibolca (Lago de Nicaragua). Es exuberante, con un bosque tropical, escasamente habitada y se adecua a la pesca y al cultivo como sustento. La mayoría de las mujeres artesanas y sus familias llegaron en los años 90, después de ser desplazadas de sus tierras en el norte de Nicaragua. Hace casi 15 años se organizaron y comenzaron a tejer pulseras, prendas de vestir y otros textiles que venden en Nicaragua y en el extranjero.